Cómo aprovechar la tecnología colaborativa para tener un gobierno abierto

En la sociedad actual en la que  vivimos ha habido un claro avance hacia la utilización de las aplicaciones de la web 2.0. Las herramientas en la nube han transformado la manera en que se relacionan las personas y se difunden la información. Estas tecnologías abiertas ofrecen a los gobiernos y las organizaciones una oportunidad para ser más  transparente y mejorar la cooperación con los  ciudadanos, empleados, proveedores y otros agentes externos a nuestra organización.

Dos de los inventos principales del mundo actual, el ordenador e internet, son invenciones que nadie fue capaz de prever, pero que han transformado, y seguirán transformando, el mundo en el que vivimos.

En sus orígenes, Internet creció como una red de comunicaciones, basada en el email y el www, que significa World Wide Web, una telaraña de páginas enlazadas unas con otras en cualquier lugar del mundo. Los contenidos de estas páginas eran inicialmente texto, ampliado después con imágenes, audio, vídeo.

Por las características de su tecnología, la creación de contenidos era labor de unos pocos, gente especializada y con grandes conocimientos técnicos. Esto cambió durante la primera década del presente milenio, al aparecer herramientas que permitían crear contenidos de manera muy sencilla, y sin conocimientos técnicos especializados.  A partir de ese momento, los usuarios pasaron de ser simples consumidores a ser también productores, y se les denominó prosumers.

Los prosumers crean y consumen información y contenidos. Usando la tecnología, las relaciones personales han ido tomando formas cada vez más complejas. La combinación del usuario productor/consumidor y su organización en sistemas sociales ha dado origen a la denominada Web 2.0 o Web Social. Los usuarios de esta Web utilizan multitud de herramientas, que nacen, evolucionan, y mueren. Son las herramientas 2.0, que están diseñadas para que cualquier persona pueda usarlas con muy poco aprendizaje, y que en su mayor parte llevan incorporadas funciones de comunicación y colaboración, ya que esa es precisamente la fuerza de Internet.

La capacidad y simplicidad de publicar y encontrar información también ha llevado a exigir organizaciones abiertas y transparentes, capaz de ser auditadas por el propio ciudadano. Con un objetivo de conocer qué hace la Administración y el Gobierno y cómo lo hace.

Las herramientas 2.0 pueden ser usadas en nuestra vida personal, pero también en nuestro trabajo. Conocer  lo deberes de las organizaciones en materia de transparencia y open data y conocer los derechos de los ciudadanos; aprovechar la tecnología colaborativa para mejorar y optimizar las labores que tenemos que desempeñar en cooperación con nuestros compañeros, clientes, proveedores y agentes externos a nuestra organización es precisamente el objetivo de este curso.

Es necesario conocerlas, pero desde el punto de vista de saber cuáles de  sus características son deseables para la colaboración. Por lo tanto un primer objetivo es el conocimiento crítico.

El segundo realizar el planteamiento y análisis de una necesidad colaborativa, y a través de ese análisis, determinar qué solución o soluciones se adaptan a nuestro caso.

Y el tercero es saber aplicar en cada caso concreto las soluciones encontradas para un aprovechamiento efectivo y medible, y saber solventar los problemas que se pueden producir en ese proceso.